Vilafranca, el interior de Castellón

Villafranca del Cid (Vilafranca) precioso rincón natural situado en el interior de Castellón. Uno de estos pueblos de Castellón que no destaca especialmente por ser turístico y que sin embargo esconde un patrimonio natural y arquitectónico que realmente merece la pena descubrir y reconocer. Además Vilafranca tiene una ubicación estratégica para conocer todos los pueblos que tiene alrededor y que nos dan pie a realizar varias excursiones por la comarca, los pueblos de Castellón con los que limita son: Portell de Morella, Castellfort, Ares del Maestre, Benassal, Vistabella del Maestrazgo, y de Teruel: Mosqueruela y La Iglesuela del Cid.

Vilafranca destaca por tener cientos de senderos que recorren estas agrestes tierras del norte de Castellón y que nos permiten disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. Una de estas rutas de apenas 45 minutos parte del mismo pueblo y nos lleva a les Coves del Forcall, donde con un poco de suerte podremos ver cabras en libertad trepando por las rocas, todo un espectáculo. Otra ruta muy corta que parte desde los antiguos lavaderos del pueblo es la del “Peiró de la Trinitat”, que nos deja unas vistas preciosas del conjunto del pueblo desde el otro lado del valle. Para los más experimentados y que quieran hacer recorridos más largos, en este enlace tenéis varias rutas. Muy recomendable es una ruta circular que empieza en la Pobla de Ballestar, donde buena parte de la ruta transcurre junto al cauce de la Rambla de les Truites. Si nos apetece algo de altura podemos elegir la ruta del “Picaio”, un monte de 1305 metros y desde donde vamos a tener una vistas espectaculares del cauce del río Montlleó, de los pueblos del alrededor y disfrutaremos con el vuelo de las águilas y alimoches, espectacular. En los días claros podremos llegar a ver las islas Columbretes.

Si nos referimos a la arquitectura, además de disfrutar con las casetas de pastor realizadas en piedra en seco y repartidas por todo el término municipal, dentro del pueblo encontramos edificios como el antiguo ayuntamiento ahora convertido en oficina de turismo, un edificio de los siglos XIV-XV. La iglesia de San Salvador de estilo renacentista edificado entre 1567-1572. El Portal de Sant Roc, uno de los restos de las murallas medievales. Así mismo recorriendo el centro histórico descubriremos rincones de gran belleza y muchos casas ablasonadas. En cuanto a ermitas, encontramos la de Santa Bárbara, San Roc (ambas barrocas) y Sant Miquel la más antigua, del siglo XIII y ubicada en la Pobla de Ballestar. Otro de los edificios religiosos más importantes es el Santuario de La Virgen del Llosar del siglo XVII, a las afueras del pueblo y junto a un paraje natural de gran belleza.

En cuanto al alojamiento en Vilafranca podemos encontrar dos hoteles y varias casas rurales entre las que cabe destacar Casa Rural Las Dalias, una encantadora y tranquila casa rural en Castellón con vistas a la montaña y jardín, muy acogedora, y situada donde comienzan algunas de las rutas que hemos mencionado en este post.

De los pueblos de Castellón, Vilafranca es uno de esos pueblos que invita a volver, a descubrir y disfrutar de todo su patrimonio natural. Esperamos que hayas disfrutado con el post y que lo compartas para dar a conocer nuestra provincia.