Casas rurales, antes y ahora

En las casas rurales debemos distinguir dos aspectos fundamentales, por un lado los distintos materiales utilizados y su disposición, y por otro las actividades realizadas por su propietarios y el confort de la casa rural.

Tradicionalmente los materiales utilizados en la construcción de las casas rurales han sido los que se disponía en el propio territorio en relación con las costumbres de la zona. Actualmente las casas rurales tradicionales ya no se construyen y las existentes hay una tendencia a ser transformadas o abandonadas. Las casas rurales de nueva construcción ya pierden el lazo de unión con el territorio, pues son construidas atendiendo a facilidad de construcción, ahorro en mano de obra y gustos generalizados. Realmente suponen una invasión del mundo urbano en el mundo rural.

Existe una clasificación de las casas rurales españolas propuesta por Bolós y Capdevila. Se distinguen cuatro grandes grupos atendiendo a los materiales utilizados.

La casa rural de piedra, que dependiendo de su localización puede ser de granito, gneis, pizarra, caliza ó arenisca. Se localizan por Galicia, las montañas de León, Asturias, Cantabria, vascas, el Pirineo y también por la mayor parte de Cataluña, Baleares, Castellón y Murcia, el litoral mediterráneo andaluz y Extremadura. Otro grupo lo conforman las casas rurales de barro, se pueden localizar en las dos mesetas, el valle del Ebro, la huerta de Valencia, Murcia y la campiña del Guadalquivir. Las casas rurales de madera, por los riesgos que conlleva se ha quedad reducida a la modalidad entramada, donde el armazón de madera es rellenado con adobe. Se puede encontrar en País Vasco, Alcarria, las sierras de Gredos, Guadarrama y Sistema Ibérico. Por último las casas rurales construidas con otros materiales, encontramos las hechas con recursos vegetales y las cuevas.

Actualmente las casas rurales se hacen atendiendo a aspectos económicos, de confort y de gustos generalizados, lo que hace evidente la invasión del mundo urbano en el mundo rural. El gran auge del turismo rural desde hace tiempo, hace que las nuevas construcciones dispongan de todas la comodidades para que el turista se sienta como en su propia casa pero en disfrutando de todo lo que ofrece el mundo rural.

Dependiendo de ayuntamientos los requisitos urbanísticos, y con muy buen criterio, van enfocados a mantener exteriormente unas casas rurales que utilicen materiales naturales, de modo que queden integradas visualmente con las casas rurales tradicionales y con ello lograr unos pueblos realmente atractivos desde un punto de vista arquitectónico. Estas casas en su interior disponen de todo tipo de comodidades y materiales nobles para hacer de la estancia de los turistas rurales una experiencia muy gratificante. Suelos de madera, chimeneas, jacuzzi, spas son algunos de los elementos más utilizados en las nuevas construcciones para ofrecer todo tipo de comodidades y confort.

Existen también muchas casas rurales que mantienen su estructura y materiales originales y han sido restauradas en su interior con todo tipo de comodidades, un ejemplo es nuestra casa rural en Castellón, Casa Rural Las Dalias que conservado todo la esencia original ha sido restaurada con todo tipo de comodidades y una decoración exquisita.

La tendencia rural

Pero cada día los turistas rurales son más exigentes y buscan no solo pasar unos días en una casa rural sino sentir y disfrutar de experiencias rurales que les hagan por unos días sentirse privilegiados y disfrutar de experiencias inolvidables. Prueba de ello son la gran cantidad de empresas de turismo activo que tenemos en nuestro país y que ofrecen todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza, deportivas, culturales, gastronómicas y también de inmersión en el mundo rural ofreciendo actividades que forman parte de la vida cotidiana de los vecinos del pueblo. Unas actividades estas últimas que tienen una gran importancia ya que en muchos casos suponen la única oportunidad para que no se pierdan del todo esos oficios tradicionales de nuestros pueblos, que son nuestros orígenes y que lamentablemente se están perdiendo día a día.