Autor: esteban

Turismo rural con niños en Castellón

Cualquier época del año es ideal para disfrutar con nuestros hijos haciendo turismo rural en Castellón, disfrutando de la naturaleza y los paisajes de nuestra provincia. Si lo que estáis buscando es hacer turismo rural con niños en Castellón, el clima de nuestra provincia nos permite hacer escapadas rurales en cualquier época del año y disfrutar de cada una de ellas.

 

El invierno les va a encantar porque os va a permitir disfrutar de la nieve, hacer muñecos de nieve y descenso con trineos, seguro que les encantará. La primavera os permitirá disfrutar de los riachuelos, ver la naturaleza en todo su esplendor y disfrutar de paisajes espectaculares. El verano os permitirá disfrutar de unas vacaciones diferentes y económicas, sin aglomeraciones, ni playas abarrotadas. Y el otoño será donde los niños descubrirán unos paisajes de cuento con la variedad de tonalidades de los bosques, además de poder buscar setas y rovellones que siempre hace mucha ilusión a los más pequeños, eso si, siempre bajo la supervisión de un adulto.


Sin duda el turismo rural con niños en Castellón es un buen plan para disfrutar en familia con paseos por el campo, ver el atardecer, oir a los animales y deleitaros con los paisajes de montaña.

1.  Búsqueda del tesoro, esconder el tesoro vosotros mismos, hacer un mapa y jugar a encontrarlo con los niños. Las pistas que pongáis es lo que más les gusta.

2. Pregúntanos que riachuelos hay por la zona y ve con los niños a mojaros los pies, tirar piedras y hacer barcos con tronquitos.

3. Seguro que habrán granjas o vecinos que tienen animales de granja, ve con los niños y descubre como se quedan boquiabiertos, para ellos es otro mundo y alucinan con ellos.

4. Hacer un video casero para tener un recuerdo de vuestra escapada rural,  pasados unos años ya veréis la ilusión que hace revivir esa experiencia.

5. Senderismo, ve con tus hijos a caminar a su ritmo, no hay prisa, disfrutar del paisaje, de los pájaros, los arboles y los insectos, jugar a adivinar cual es.

6. Cocinar juntos, que mejor ahora que no hay prisa y podemos estar al aire libe para hacer algún pastel sencillo y disfrutar en familia.

7. Hacer un picnic, y no olvidéis esta idea, preparar unos bocadillos y salir al monte a buscar una buena sombra para comer, a los niños les encantan estas aventuras.

Os invitamos a descubrir Villafranca del Cid (Vilafranca) en el norte de Castellón, limitrofe con la provincia de Teruel y con una altitud de 1125 metros, donde vais a poder llevar a la realidad todas estas ideas, cuando llegues a nuestra casa te contaremos los mejores rincones para disfrutar de vuestra escapada de turismo rural con niños en Castellón.

Turismo rural con niños en Castellón

Vilafranca

Villafranca del Cid (Vilafranca) precioso rincón natural situado en el norte de la provincia de Castellón. Uno de estos pueblos de Castellón que no destaca especialmente por ser turístico y que sin embargo esconde un patrimonio natural y arquitectónico que realmente merece la pena descubrir y reconocer. Además Vilafranca tiene una ubicación estratégica para conocer todos los pueblos que tiene alrededor y que nos dan pie a realizar varias excursiones por la comarca, los pueblos de Castellón con los que limita son: Portell de Morella, Castellfort, Ares del Maestre, Benassal, Vistabella del Maestrazgo, y de Teruel: Mosqueruela y La Iglesuela del Cid.

Vilafranca destaca por tener cientos de senderos que recorren estas agrestes tierras del norte de Castellón y que nos permiten disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. Una de estas rutas de apenas 45 minutos parte del mismo pueblo y nos lleva a les Coves del Forcall, donde con un poco de suerte podremos ver cabras en libertad trepando por las rocas, todo un espectáculo. Otra ruta muy corta que parte desde los antiguos lavaderos del pueblo es la del “Peiró de la Trinitat”, que nos deja unas vistas preciosas del conjunto del pueblo desde el otro lado del valle. Para los más experimentados y que quieran hacer recorridos más largos, en este enlace tenéis varias rutas. Muy recomendable es una ruta circular que empieza en la Pobla de Ballestar, donde buena parte de la ruta transcurre junto al cauce de la Rambla de les Truites. Si nos apetece algo de altura podemos elegir la ruta del “Picaio”, un monte de 1305 metros y desde donde vamos a tener una vistas espectaculares del cauce del río Montlleó, de los pueblos del alrededor y disfrutaremos con el vuelo de las águilas y alimoches, espectacular. En los días claros podremos llegar a ver las islas Columbretes.

Si nos referimos a la arquitectura, además de disfrutar con las casetas de pastor realizadas en piedra en seco y repartidas por todo el término municipal, dentro del pueblo encontramos edificios como el antiguo ayuntamiento ahora convertido en oficina de turismo, un edificio de los siglos XIV-XV. La iglesia de San Salvador de estilo renacentista edificado entre 1567-1572. El Portal de Sant Roc, uno de los restos de las murallas medievales. Así mismo recorriendo el centro histórico descubriremos rincones de gran belleza y muchos casas ablasonadas. En cuanto a ermitas, encontramos la de Santa Bárbara, San Roc (ambas barrocas) y Sant Miquel la más antigua, del siglo XIII y ubicada en la Pobla de Ballestar. Otro de los edificios religiosos más importantes es el Santuario de La Virgen del Llosar del siglo XVII, a las afueras del pueblo y junto a un paraje natural de gran belleza.

En cuanto al alojamiento en Vilafranca podemos encontrar dos hoteles y varias casas rurales entre las que cabe destacar Casa Rural Las Dalias, una encantadora y tranquila casa rural en Castellón con vistas a la montaña y jardín, muy acogedora, y situada donde comienzan algunas de las rutas que hemos mencionado en este post.

De los pueblos de Castellón, Vilafranca es uno de esos pueblos que invita a volver, a descubrir y disfrutar de todo su patrimonio natural. Esperamos que hayas disfrutado con el post y que lo compartas para dar a conocer nuestra provincia.

Ruta por la Rambla de les Truites

Esta ruta de senderismo en Castellón,  es una de las más divertidas y entretenidas que tenemos en Villafranca del Cid (Castellón). Es una ruta de dificultad media y tiene una duración aproximada de dos horas.  Transcurre siguiendo el cauce de la Rambla de les Truites, lo que la hace especialmente atractiva cuando la rambla lleva agua.

La ruta de senderismo empieza en la Pobla del Bellestar, un pequeño conjunto de casas y una preciosa iglesia que fueron los orígenes de Vilafranca. Además de las casas rurales que hay en Vilafranca, aquí también hay una casa rural donde alojarnos. Para llegar hasta la Pobla del Bellestar desde Vilafranca iremos en coche en dirección a la Iglesuela del Cid(Teruel), son unos 4 km. Nada más cruzar el puente, a mano derecha hay un entrador donde podemos dejar el coche.

Desde aquí tenemos dos opciones para empezar a caminar, si no lleva agua podemos coger el cauce el río y avanzar río abajo uno 100 metros, enseguida veremos que a la derecha del cauce aparece un pequeño sendero y lo podemos seguir, resulta mucho más cómodo que ir por el cauce del río. Si por el contrario el río lleva agua o simplemente no queremos ir por el cauce, cruzamos a pie el puente de piedra y caminamos entre las casas paralelos al río hasta la última casa que tiene un pequeño camino que baja hasta el cauce y empieza el sendero que va paralelo al río.

 

El pequeño sendero transcurre por la derecha unos 200 metros, a continuación hay que pasar al margen izquierdo del río, para ello hay unas piedras que cruzan el río. Hay que tener especial atención al caudal que lleva el río o a posibles crecidas repentinas si hay sido o son días de lluvia, si nos encontramos con una de estas situaciones, lo mejor es dejar esta ruta para otro día y hacer otras de las muchas que tenemos por Vilafranca.

Una vez en el margen izquierdo del río, empezamos a disfrutar del paisaje, las paredes de roca que vemos a la derecha y también las casetas de pastor, ir atentos porque por la zona suelen haber cabras montesas, las podréis ver por la zonas altas de estas rocas, aunque bien es cierto que en ocasiones cruzan de un lado al otro del río y resulta muy gratificante verlas de cerca, tener la cámara a mano.

A medida que avanzamos nos acercamos de frente a una pared de roca, donde en la parte inferior podemos ver una cueva. Atención al tramo que viene a continuación porque durante unos metros el sendero se estrecha y a la derecha hay un vacio con bastante altura, mejor ir pegados a la izquierda, especialmente si vais con niños.

Vilafranca del Cid

Durante todo el camino podréis ir disfrutando de una gran variedad de flora y fauna, solo tenéis que guardar un poco de silencio y oir los diferentes animales que hay por el entorno. Bien, lo siguiente que vamos a encontrar es una gran edificación, antigua masía ahora restaurada y que hace pensar en lo duro que serían los inviernos viviendo aislados del pueblo.

Nada más pasar la masía, cruzamos otro puente y volveremos a estar en el margen derecho del  río, con excelentes vistas de las montañas y el cauce del río. Después de caminar durante 15 min. llegaremos a un circo, un rincón muy especial repleto de vegetación y donde en las paredes se puede practicar la escalada. En un sitio para descansar, disfrutar del paisaje y si el río lleva agua para refrescarnos un poco.

Ruta de senderismo en Rambla de les Truites

Podríamos seguir la ruta hasta llegar a un antiguo molino abandonado, luego subir una fuerte pendiente y continuar para bajar de nuevo al río pero al otro margen, pero esta parte de la ruta la dejamos para otro día. Nosotros hemos llegado al circo, y desde aquí hemos dado la vuelta por el mismo camino hasta llegar de nuevo a la Puebla del Bellestar donde hemos dejado el coche, y de aquí a la casa rural en Vilafranca a seguir disfrutando del fin de semana.

Esperamos que disfrutéis con esta ruta de senderismo en Castellón, recordar que Castellón es la segunda provincia más montañosa de toda España y por tanto encontramos un gran número de pueblos en el interior que tienen magníficos paisajes, como es el caso de Vilafranca del Cid. Disfruta del turismo en Vilafranca

La Pobla del Bellestar – Vilafranca

Un precioso rincón que no puedes dejar de visitar es la Pobla del Bellestar, también conocido con Sant Miquel de la Pobla. Se trata de un conjunto histórico artístico situado a pocos kilometros de Villafranca que al pasear por sus bellos rincones nos traslada a la época medieval. Un punto de referencia para el turismo rural en Castellón.

La Pobla del Bellestar se trata del nucleo originario de lo que ahora conocemos como Vilafranca. El nucleo poblacional se orgainzada alrededor de la plaza donde se ubica la conocida como ermita de Sant Miquel de finales del siglo XIII, sin duda uno de los rincones de la provincia de Castellón con más encanto. Tradicionalmente los vecinos de Vilafranca van a venerar al santo en las fiestas que se celebran el primer domingo de mayo y el último de septiembre.

En este precioso rincón también cabe destacar la Torre Puebla de Bellestar, un edificio agrícola y residencial fortificado, y es que ante la ausencia de castillo en Vilafranca, dispersas por el termino municipal de Villafranca del Cid, existen numerosas masias forticadas que permitían a los agricultores de la zona refugiarse en caso de peligro.

La torre se encuentra a pocos metros del puente gótico del siglo XIII, que de un solo arco pasa por encima del conocido Riu de les Truites, hoy sin agua excepto en época de lluvias. Un puente por donde según las crónicas pasó Jaume I desde tierras aragonesas a la conquista del Reino de Valencia.

La Pobla del Bellestar - Vilafranca

El Riu de les Truites es uno de los mejores lechos fluviales intactos de la Comunidad Valenciana y que posee un entorno de alto valor ecologico debido a su variada fauna i flora. Además para los aficionados al senderismo de montaña, paralelo al cauce del río transcurre una senda que nos permite hacer una de las muchas rutas de senderismo que encontramos en Vilafranca.

El turismo rural en Vilafranca está en auge, y es que Villafranca del Cid dispone de recursos suficientes para ser objeto de interés por parte de los turistas rurales que  buscan rincones de la provincia de Castellón tan bellos como este que os hemos mostrado.

Ven a Las Dalias y te recomendaremos preciosos rincones para visitar en tu escapada rural.

¿Dónde coger rebollones?

Según algunos expertos las lluvias de finales de agosto y principios de septiembre hacen que este otoño tengamos una buena oportunidad de coger rebollones. Así que hemos preparado una breve guía sobre algunos lugares de España donde puedes encontrarlos, además de algunos consejos que debes tener en cuenta si alquilas una casa rural y te apetece salir al campo a coger rebollones.

la família rovelló

El rebollón (Lactarius deliciosus) es una seta que tiene diferentes nombres a lo largo de la geografía española. Níscalo es una de las formas más frecuentes de nombrarlo y en los pueblos de Castilla-León encontramos algunas variantes, como mízcalo, nícalo, mícula o nísquele, mientras que en Andalucía en algunas localidades se le llama guíscalo o guiscano. En Aragón se les suele llamar hongo royo, rebollón o robellón, mientras que en Cataluña, Castellón, Valencia y el interior de Alicante también se conocen en diferentes zonas como esclatasang, pinetell, peratxe, rovelló d’obaga, rovelló o pinenc. Así que aunque use varios de estos nombres en el artículo estamos hablando todo el rato de la misma seta, un manjar culinario bastante abundante en España, pero mucho más escaso fuera de la Península Ibérica.

El primer consejo para principiantes es que hay que aprender a distinguir los rebollones de otras setas y sólo coger aquellas que identificamos con seguridad.  La discriminación se debe hacer pieza a pieza, ya que dentro de un grupo de rebollones podemos encontrar setas de otras especies, y las que desconocemos, por precaución se deben dejar sin tocar pues podrían ser venenosas. Los níscalos son hongos de un color rojizo anaranjado, muy característico, y que se han hecho populares porque son sabrosos y fáciles de reconocer. Hay otras dos especies de la familia Lactarius que se parecen bastante a los rebollones y también están en las pinadas: el Lactarius sanguifluus, que también es comestible y el Lactarius torminosus, llamado falso níscalo y que es tóxico. Con la experiencia se identifican a simple vista. El rebollón es naranja y se oxida dando lugar a un color verdoso, mientras el falso níscalo es de un color más claro y peludo. Pero siempre que haya una mínima duda se puede hacer una prueba. Córtalo y mirar el color del líquido que suelta: si el látex es naranja es un rebollón y si es blanco o amarillento es un otra especie. Puedes ver más fotografías de los hongos en el blog de Alfonso Perdel y si aún así  no tienes claro como diferenciarlos ve al campo acompañando alguien que tenga experiencia cogiendo níscalos.

actarius deliciosus - niscalo - rovelló - Saffron-Milk-cap

¿Cuando coger níscalos? La búsqueda de setas en la naturaleza es una actividad asociada al otoño porque en septiembre, octubre y noviembre es el mejor momento para su recolección. Pero esto depende en parte de las lluvias y el clima, por lo que en las zonas más mediterráneas la temporada puede alargarse hasta enero. Hay grandes variaciones en la cantidad de rebollones que salen de un año a otro, ya que lo importante para que florezca el hongo es que se den unas condiciones ambientales propicias. Algunos expertos calculan la fecha de salida para ir a buscar níscalos contando los días que han pasado desde el primer día de lluvias. Se habla de 20 a 40 días, aunque saber el tiempo exacto es una valoración que sólo se consigue tras años de experiencia y centenares de salidas en busca de rebollones. Las condiciones ambientales favorables para ir a coger rebollones son.

  • Al menos dos lluvias importantes en las últimas cinco semanas.
  • Temperaturas agradables, ya que las heladas no les van bien.
  • Sin vientos fuertes en los últimas días ni cambios bruscos de la temperatura, como olas de calor.

¿Dónde coger níscalos?  Para hacer turismo rural en otoño es interesante escoger un destino con una buena reputación para la micología, como las zonas de interior de Castellón, Cataluña, Cuenca, algunas provincias de Andalucía, Aragón o Castilla-León. Los rebollones son un hongo que viven en simbiosis con las raíces de pinos y otras coníferas, por ello aparecen sólo en bosques mixtos o en pinares. Por otro lado este hongo se adapta sin problemas a diferentes tipos de suelo, así que los encontraremos en la mayor parte de España si el tiempo acompaña con lluvias abundantes. Como sería demasiado largo abarcar en un único artículo todos los sitios donde puedes coger níscalos nos vamos a centrar en darte algunas recomendaciones sobre Castilla-León,  Cataluña y Castellón.

Aquest any, sí !!!! - (+_+) - La cesta de rovellons

Coger rebollones en la Comunidad Valenciana


De las tres provincias Castellón, Valencia y Alicante, es la primera donde podemos encontrar más lugares para encontrar níscalos, y  es que no en vano la provincia de Castellón es la segunda más montañosa de nuestro país y por tanto donde mas bosques hay para encontrar este manjar. Aunque vamos a poder encontrar en varios puntos, es en la comarca del Alto Maestrazgo donde por su altitud y climatología es más frecuente encontrarlos en otoño.

El pueblo de Vilafranca (Castellón) ya limítrofe con la provincia de Teruel es una zona con gran cantidad de pinares ideales para su recolección. Si vais a pasar un fin de semana en Vilafranca, nuestra casa rural es una pequeña y acogedora casa rural con unas espectaculares vistas a la montaña y desde donde empiezan muchas de las rutas de senderismo que hay por la zona.

Ven a Casa Rural Las Dalias.

¡Reserva online con Booking.com desde este enlace!

 

 

Coger níscalos en Castilla y León

Los pinares de la Sierra de la Demanda es una de las zonas más populares para recolectar mízcalos de Castilla y León, aunque otras zonas cercanas de la provincia de Burgos y Soria también suelen tener una generosa cantidad de níscalos si llueve suficiente. Hontoria del Pinar, Salas de los Infantes, Huerta de Rey y los pueblos próximos están en una zona de bosques de pinos en la que son frecuentes los níscalos. Para encontrar las mejores piezas hay que separarse de la carretera y lo lugares más transitados. También es importante respetar la forma tradicional de coger los níscalos, cortándolos uno a uno, comprobando que todas las setas que cogemos son robellones y llevándolos en cestas de mimbre. Un alojamiento rural en la zona que puede ser interesante es Casa Chanin. Es el conjunto de dos viviendas en Pinilla de los Barruecas que se reservan completas y que juntas tienen capacidad para 20 personas. Entre las características de Casa Chanin destaca el servicio de comidas y cenas, que es poco habitual cuando el alquiler es integro. Además de coger rebollones en la zona de la Sierra de la Demanda, si tienes tiempo de vacaciones en otoño, en la zona hay lugares de interés como el monasterio de Santo Domingo de Silos, o la ciudad romana de Clunia,  en Peñalba de Castro, una pedanía de Huerta del Rey.

 

Otro conocido destino para coger rebollones en Castilla y León es Tierra de Pinares, una zona de bosques en los que domina de pino rodeno y el pino silvestre. Tierra de Pinares engloba comarcas de Segovia y Valladolid, y se encuentra al noroeste del conocido Parque Natural de las Hoces del Duratón. El lugar está bastante cerca de Madrid, por lo que es una opción interesante para una escapada de fin de semana. De hecho la zona es tan popular que la recogida de setas está regulada y en algunos municipios no es gratuito. Para alojarte en la región puedes encontrar casas rurales en Lastras de Cuellar, Zarzuela del Pinar, Coca, Íscar, Medina del Campo y otras poblaciones cercanas. Sol del Duratón, es una de estas casas rurales, que se encuentra en Castroserracín, Segovia. En los bosques y prados cercanos a Castroserracín además de níscalos se podrás encontrar champiñones silvestres, el boleto anillado y otras setas comestibles.

A veces la mejor forma de volver a casa con una cesta de rebollones repleta es ir a zonas de Castilla y León menos transitadas, como las lindes entre España y Portugal. Las Uces, un pueblecito de Salamanca, próximo al Parque Natural de Arribes del Duero, es uno de los muchos lugares de interés micológico que tiene importantes pinares. La Casa rural Las Uces, alquila las habitaciones por separado y tiene instalaciones adaptadas para minusválidos, por lo que es un lugar interesante para quedarte a dormir si vas al monte de Salamanca a coger níscalos, hacer senderismo o rutas en BTT. Otra casa rural de Castilla y León que pueden ser interesantes para los amantes de la micología es la Casa La Tarabilla, en Segovia. Está localizada cerca de la Sierra de Gredos, en el anejo de Casas del Abad, en la comarca del Aravalle. En cualquier caso si tienes dudas del mejor sitio para ir a buscar algún tipo de seta puedes usar el servicio de Micodata, un servicio online que te indica la presencia de diferentes setas en Castilla y León sobre un mapa en función de las condiciones meteorológicas.

PA210057

 

Coger rebollones en Cataluña.

Otra región de España de gran tradición micológica en la que abundan los pinares con níscalos es Cataluña. Las provincias de Barcelona, Lerida, Tarragona y Girona tienen un clima generoso en lluvias que permite que salgan rebollones desde las zonas litorales a las montañas de los Pirineos en diferentes momentos del año. En catalán es habitual llamar pinetell al Lactarius deliciosus y rovelló al Lactarius sanguifluus, aunque no todo el mundo hace esa distinción. Tal y como nos explica Gerardo Esteban en su blog cada región tiene su temporada alta de dos o tres meses, entre julio y enero. En verano sólo los encontrarás en algunas zonas del Pirineos catalán, más tarde empiezan a aparecer en el prepirineo y las zonas de media montaña de Cataluña central, mientras que las zonas cercanas al litoral son las que pueden tener níscalos durante las Navidades y el fin de año.

Poblaciones como Berga, Olvan, Borredà, La Pobla de Lillet, Saldes, Castellar de N’Hug, que forman parte de la comarca de Berguedà son pueblos interesantes para una escapada de fin de semana dedicada a la búsqueda de rebollones. La zona es tan prolífica que en la mayor parte de estas poblaciones se celebra en otoño algún tipo de feria de venta de setas. Los mercados de setas de Cal Rosal y Guardiola de Berguedà son permanentes durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, y son un buen sitio para comprar aquellas variedades que no conoces o no has tenido la suerte de encontrar. Otra zona de Cataluña en la que también es posible encontrar una gran cantidad de rebollones es la comarca montañosa del Solsones, una zona con poca población y en la que no te cruzaras con mucha gente buscándolos. Otra cosa importante que debes saber cuando vayas a coger setas cerca de Solsona y en el resto de Cataluña es que la mayor parte de los bosques son privados, aunque de normal no deberías tener ningún problema por moverte en ellos. 

En las comarcas más cercanas a Barcelona, como las del Vallés, el Bagés y Osona, hay bastante gente que se dedica a buscar setas a nivel amateur y la competencia por llevarse un par de kilos de níscalos a casa es grande. Dentro de las comarcas que he citado, el Moianès es un altiplano con pinares que es de las que se suele aconsejar para recoger el pinetell. Por ello poblaciones como Santa María d’Olo, l’Estany i Moià, en octubre y noviembre son uno de los destinos predilectos para los recolectores de rebollones de Barcelona. Una casa rural en las que puedes alojarte si vas a coger rebollones en el centro de Cataluña, en Manlleu (comarca de Osona) es La Rierola. Se alquila la propiedad entera, que tiene capacidad para cinco personas, y dispone entre otras comodidades de conexión a Internet gratis. También tienen un huerto ecológico en el que producen una parte de las verduras que se consumen en las comidas y cenas. Dentro de las casas rurales también es interesantes conocer masías, como por ejemplo El Mas ReGort, que está en la comarca del Ripollés y es ideal para ir a explorar la presencia de setas en los términos de poblaciones cercanas como las de Campdevànol y Les Lloses.

Cistell de Rovellons

Que llevar para coger níscalos. Una vez hayas decidido donde ir en búsqueda de rebollones y reservado una casa rural en la zona, debes preparar el equipo imprescindible de recolector de setas. Una cesta de mimbre o similar, un cuchillo y calzado para senderismo. La cesta es importante que sea de mimbre, para que así las esporas de las setas que te llevas vuelvan a caer en el suelo, favoreciendo que vuelvan a salir muchas más. No es bueno llevarlos en bolsas de plástico, porque las setas no se conservan bien y fermentan mucho más rápido. El cuchillo es imprescindible para cortar los robellones a ras del suelo, dejando la parte que es capaz de volver a crecer por sí misma en el suelo. Otros elementos que te pueden ayudar cuando vas a coger níscalos son un bastón, unos guantes, algo de comida para darte un descanso y alguna guía de setas para reconocer aquellas variedades que no sabes identificar a simple vista. Con todo esto y los consejos que podéis encontrar en blogs como el Tercer Brazo o Cazadores de Bolets espero que este otoño podáis disfrutar de otro de los manjares característicos de la gastronomía de España.

Disfrútalo!!!

Rutas de Senderismo en Vilafranca

Vamos a mostraros una de las rutas de senderismo en Vilafranca que empieza en la misma puerta de nuestra casa rural, se trata de una ruta circular de unos 45 min.  que se llama ruta de senderismo Peiro de la Trinitat. Vilafranca es uno de los pueblos de Castellón con más rutas de senderismo señalizadas, lo que nos permite disfrutar de un entorno natural repleto de paisajes de gran belleza en el interior de Castellón, la segunda provincia más montañosa de España.

Siguiendo calle abajo desde nuestra casa rural, llegamos al antiguo lavadero del pueblo que normalmente está cerrado pero si tenemos la suerte de encontrarlo abierto podemos entrar e imaginar como lavaban antiguamente la ropa y el esfuerzo que ello requería, tanto para lavar como para volver de nuevo a casa con la ropa mojada y  cuesta arriba.

Desde el lavadero, seguimos el camino hacia arriba hasta llegar una bifurcación donde podremos ver señales de diversas rutas de senderismo, cogeremos el camino de la izquierda e iremos caminando en paralelo al pueblo que veremos a nuestra izquierda. Cuando lleguemos arriba del todo vale la pena detenernos y disfrutar de una panorámica espectacular de todo el pueblo.

Continuamos caminando y el siguiente camino que encontremos a la derecha debemos cogerlo, por aquí veremos campos de cultivo y antiguas casetas de pastores hechas con piedra en seco. A nuestra derecha seguiremos viendo Vilafranca.

Al final de este camino, antes de llegar a una carretera asfaltada tomaremos el camino que sale a nuestra derecha y que ya empieza a bajar de nuevo hacia el lavadero. Al poco de haber empezado el descenso, a nuestra izquierda podremos ver el Peiro de la Trinitat y al fondo Villafranca del Cid.

Este camino nos llevará de nuevo hasta el cruce que habíamos pasado antes y desde aquí de nuevo al lavadero.

Se trata de una ruta de senderismo sencilla y de corta duración, que nos permitirá disfrutar de unas vistas espectaculares de Vilafranca y también de un valle lleno de huertas. Villafranca del Cid hace una apuesta importante por el senderismo en Castellón y el turismo de naturaleza.

Casas rurales, antes y ahora

En las casas rurales debemos distinguir dos aspectos fundamentales, por un lado los distintos materiales utilizados y su disposición, y por otro las actividades realizadas por su propietarios y el confort de la casa rural.

Tradicionalmente los materiales utilizados en la construcción de las casas rurales han sido los que se disponía en el propio territorio en relación con las costumbres de la zona. Actualmente las casas rurales tradicionales ya no se construyen y las existentes hay una tendencia a ser transformadas o abandonadas. Las casas rurales de nueva construcción ya pierden el lazo de unión con el territorio, pues son construidas atendiendo a facilidad de construcción, ahorro en mano de obra y gustos generalizados. Realmente suponen una invasión del mundo urbano en el mundo rural.

Existe una clasificación de las casas rurales españolas propuesta por Bolós y Capdevila. Se distinguen cuatro grandes grupos atendiendo a los materiales utilizados.

La casa rural de piedra, que dependiendo de su localización puede ser de granito, gneis, pizarra, caliza ó arenisca. Se localizan por Galicia, las montañas de León, Asturias, Cantabria, vascas, el Pirineo y también por la mayor parte de Cataluña, Baleares, Castellón y Murcia, el litoral mediterráneo andaluz y Extremadura. Otro grupo lo conforman las casas rurales de barro, se pueden localizar en las dos mesetas, el valle del Ebro, la huerta de Valencia, Murcia y la campiña del Guadalquivir. Las casas rurales de madera, por los riesgos que conlleva se ha quedad reducida a la modalidad entramada, donde el armazón de madera es rellenado con adobe. Se puede encontrar en País Vasco, Alcarria, las sierras de Gredos, Guadarrama y Sistema Ibérico. Por último las casas rurales construidas con otros materiales, encontramos las hechas con recursos vegetales y las cuevas.

Actualmente las casas rurales se hacen atendiendo a aspectos económicos, de confort y de gustos generalizados, lo que hace evidente la invasión del mundo urbano en el mundo rural. El gran auge del turismo rural desde hace tiempo, hace que las nuevas construcciones dispongan de todas la comodidades para que el turista se sienta como en su propia casa pero en disfrutando de todo lo que ofrece el mundo rural.

Dependiendo de ayuntamientos los requisitos urbanísticos, y con muy buen criterio, van enfocados a mantener exteriormente unas casas rurales que utilicen materiales naturales, de modo que queden integradas visualmente con las casas rurales tradicionales y con ello lograr unos pueblos realmente atractivos desde un punto de vista arquitectónico. Estas casas en su interior disponen de todo tipo de comodidades y materiales nobles para hacer de la estancia de los turistas rurales una experiencia muy gratificante. Suelos de madera, chimeneas, jacuzzi, spas son algunos de los elementos más utilizados en las nuevas construcciones para ofrecer todo tipo de comodidades y confort.

Existen también muchas casas rurales que mantienen su estructura y materiales originales y han sido restauradas en su interior con todo tipo de comodidades, un ejemplo es nuestra casa rural en Castellón, Casa Rural Las Dalias que conservado todo la esencia original ha sido restaurada con todo tipo de comodidades y una decoración exquisita.

La tendencia rural

Pero cada día los turistas rurales son más exigentes y buscan no solo pasar unos días en una casa rural sino sentir y disfrutar de experiencias rurales que les hagan por unos días sentirse privilegiados y disfrutar de experiencias inolvidables. Prueba de ello son la gran cantidad de empresas de turismo activo que tenemos en nuestro país y que ofrecen todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza, deportivas, culturales, gastronómicas y también de inmersión en el mundo rural ofreciendo actividades que forman parte de la vida cotidiana de los vecinos del pueblo. Unas actividades estas últimas que tienen una gran importancia ya que en muchos casos suponen la única oportunidad para que no se pierdan del todo esos oficios tradicionales de nuestros pueblos, que son nuestros orígenes y que lamentablemente se están perdiendo día a día.

Fira de la Magdalena

Las ferias en los pueblos de Castellón son uno de los grandes atractivos de nuestra provincia, y como todos los años, el fin de semana más cercano al 22 de Julio se celebra en Vilafranca del Cid la Fira de la Magdalena, antigua feria de ganado que fue recuperada en 1996 y ampliada a todos los sectores comerciales.

Se trata de una de las ferias en los pueblos de Castellón con más atractivo, y es que acoge a todos los sectores comerciales pero mantiene una importante presencia de animales lo que la hace especialmente atractiva para los más pequeños, que pueden disfrutar paseando entre todo tipo de animales y hacerse fotografías con ellos.

ferias en los pueblos de Castellón

Que hacer

Además se realizan una gran cantidad de actividades para todas las edades, carreras populares, talleres de artesanía demostrativos y participativos, recorrido con caballos hasta las Fuentes del LLosar, yincana ecuestre en la plaza de toros, demostración de tiro y arrastre, pasacalles del grupo de animación y conciertos de la Unión Musical de Vilafranca.

La gran afluencia de público se aprovecha para mostrar los lugares emblemáticos de Vilafranca del Cid, en este sentido desde la oficina de turismo de Vilafranca se organizan visitas guiadas al Museo de la Piedra en Seco, la Iglesia Parroquial y la Torre del Conjurar.

Sin duda se trata de una buena ocasión para disfrutar de un fin de semana en uno de los pueblos de Castellón que cuenta con unos magníficos espacios naturales, red de senderos y paisajes espectaculares. Además dispone de una situación estratégica para recorrer los preciosos pueblos de alrededor, recordemos que Vilafranca linda con la provincia de Teruel, donde podemos visitar pueblos como la Iglesuela del Cid ó Cantavieja. De la provincia de Castellón podemos visitar Ares del Maestre, Castellfort, Benassal o Morella.

Les Coves del Forcall, senderismo en Castellón

Junto a nuestra casa rural empieza una de las rutas de senderismo en Castellón más bonitas y conocidas de Vilafranca, la ruta de les Coves del Forcall. Una ruta por el entorno de Vilafranca que en apenas 45 min. desde nuestra casa rural nos llevará por uno de los lugares más bonitos del entorno. Les Coves del Forcall están situadas al sur de Vilafranca en el llamado “Barranc de les Coves del Forcall”. Son formaciones de piedra calcárea que la naturaleza ha ido esculpiendo con el paso del tiempo y que dan lugar a paisajes de gran belleza.

SAM_5531

Como llegar

Para llegar a les Coves del Forcall salimos de nuestra casa rural hacia la izquierda y caminamos hasta llegar al final de la calle, donde comienza un camino asfaltado con pendiente de bajada muy pronunciada.  Este camino nos lleva al “Barranc de la Teuleria”, un camino de tierra y donde a ambos lados podemos ver los campos de cultivo que muchos de los vecinos de Vilafranca tienen aquí. Llegamos a una gran “chopera”, un sitio que en verano se agradece porque te permite descansar y refrescarte. Desde este punto seguimos el camino de la derecha, “Barranc de les Coves del Forcall” que ya nos lleva directo al circo rocoso que cierra este barranco y que toma el nombre de les Coves del Forcall.

SAM_5554SAM_5570

Durante el camino podemos encontrar fósiles, a los niños les encanta” y disfrutar de unas vistas espectaculares. A primera hora de la mañana también se pueden avistar cabras montesas por las partes altas de las rocas.

Sin duda les “Coves del Forcall” es un lugar especial y con mucho encanto, una de esas rutas de senderismo en Castellón que merece la pena recorrer. Un rincón de Vilaranca que el verano de 2015 fue escenario de un concierto de violonchelo en un escenario incomparable. Vilafranca es uno de los pueblos de Castellón con un patrimonio natural de gran valor. Te esperamos en nuestra casa rural para que disfrutes de la naturaleza y en senderismo en Castellón.

Sant Antoni en Vilafranca

El próximo fin de semana del 15 al 17 de Enero se celebra Sant Antoni en Vilafranca, pero desde el primer fin de semana de Enero se inician los preparativos de la fiesta. El pasado fin de semana se talaron los troncos en la Partida de Dalt y en la Partida de Baix. El próximo Domingo día 10 es el Día de Les Barres, el día 15 es la Plantà de la Barraca y el sábado 16 es el día grande, el día de La Malea, donde muchos vecinos salen al monte desde primera hora de la mañana para traer la malea al pueblo y montar la barraca que por la tarde será encendida.

mapa sant antoniprograma sant antoni sant antoni